Existen gran cantidad de errores cometidos por los Notarios

No son los más sencillos de demostrar, pero dan nulidad al acto notarial y por lo tanto a la hipoteca.

Última Opción

Esta instancia es cuando ya no se tiene ninguna opción para anular la hipoteca. 

Es la más costosa y la más complicada, pero sumamente efectiva.

Cómo Actuar

Primero hay que detectar el error. 

Luego, consiste en enviar una serie de cartas al notario haciéndole saber detalles o errores del a hipoteca y que de la explicación de cada uno de ellos y que asegure que leyó la hipoteca y que él entendió y la hizo entender perfectamente.

Por la falta de alguno de estos elementos, por lo tanto, el Notario será nuestro mayor aliado en la negociación ya que tiene mucho que perder y tiene buena relación con la entidad bancaria.

¿Por qué hay errores?

Como las hipotecas se realizan con “copia y pega” del ordenador, estas tienen situaciones confusas o contrapuestas que el notario no puede explicar claramente.

Pero llegada a esta instancia suceden dos cosas, una es que la hipoteca queda anulada inmediatamente y la segunda que el notario corre el riesgo de perder su matrícula o tener una suspensión de la misma además de las multas.

Ventajas

El Notario buscará encontrar una salida para que no se exponga este error y se pueda subsanar.

Para esto pediremos la confección de la hipoteca según nuestros términos.

Por lo general el Notario no es respaldado por el banco y es quien se hace cargo de todos los gastos.

Comparta esta página por redes sociales simplemente pulsando en el icono o envíe esta información privadamente a un amigo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email